segunda-feira, 17 de dezembro, 2018

Después del final de la disputa entre los socios, polilla Pernambucanas plan crecer

Después de un período de dificultades, que implicó la correspondiente pérdida de cuota de mercado y una larga lucha entre sus herederos, la centenaria Pernambucanas prepara ahora para emprender su expansión más grande en décadas. La compañía cerrará 2018 con la apertura de 28 nuevas tiendas y espera recaudar el total de inauguraciones a 32 el año próximo. Para 2020 y 2021, la propuesta es aún más atrevido, con un total de 90 unidades. Según el Presidente de Pernambuco, Sergio Borriello, la empresa podrá poner su pie en el gas después de un período de reorganización societaria, que incluyó la decisión de cerrar la venta de electrodomésticos, hace dos años. Expertos escuchado por el estado, sin embargo, incluso con tales planes ambiciosos, la compañía todavía está lejos el dominio que ya tenía el sector minorista brasileño. En su primer Pernambucanas tenía más de 700 tiendas en el país y era conocido por su fuerte presencia en ciudades del interior. Incluso con la reciente reanudación del crecimiento, la empresa cerrará 2018 con 336 tiendas en nueve Estados. Si usted puede entregar el crecimiento estimado para los próximos años, la empresa alcanzará 458 unidades a finales de 2021. Aunque los problemas de la empresa se hizo más evidentes en los últimos años, entre 2014 y 2017, vio ingresos caer 25% –, la verdad es que las disputas internas de la Pernambucanas arrastran por décadas. El más grande de los escándalos, solucionados un poco más de un año, comenzó en 1990, cuando pasó a Helen Lundgren, nieta del fundador de la compañía, que en ese momento propiedad del 50% del negocio. En la división de la propiedad, Helena priorizado a la hija que Anita Harley-estaba con la mitad de sus acciones, mientras que el resto se dividió entre los otros niños, Anna Christina y Robert. Pero la voluntad de la participación de ambos en la empresa, debe realizarse por Anita. Con la muerte de Anna Christina y Robert – en 1999 y 2001 respectivamente, comenzó una disputa entre Anita, una de las mujeres más ricas del país y los sobrinos, que duró hasta el año pasado. Un acuerdo aprobado por el Tribunal Superior de Justicia (STJ) en 2017 determinó que Anita no podía administrar la parte que era hasta nueve sobrinos. De esta manera, Anita siguió con su 25% en Pernambucanas, suficiente para mantener al solo accionista más grande de la tienda. Ya el 25% de Anna Christina y Robert fueron distribuido entre los sobrinos, que también recibieron dividendos finales. El 50% restante de Pernambucanas pertenecen a otras ramas de la familia. Recuperación en el año 2017, la red logró mantener su prescripción estable en unos R $ 2,8 billones y ver sus ganancias aumentar casi el 250%, a R $ 203 millones. El resultado se logró, según Borriello-quien llegó a la compañía como director financiero y sólo completó dos años antes el negocio – a pesar de la compañía no para decir más acerca de la venta de electrodomésticos, que todavía representó el 12% de los ingresos en el tiempo Cuando se suspendió la venta de esos productos. Las prendas se han convertido en el foco. Que tuvo lugar por una sencilla razón, según el ejecutivo: la búsqueda de rentabilidad, que comenzó a aparecer en el 2017. "El funcionamiento de electrodomésticos ofrece un margen muy bajo de alrededor del 7%, mientras que la industria del vestido gira alrededor de 30%", compara. La empresa logró ajustar la operación en adversos por menor. Sin embargo, el consultor de retail Mark Gouvea de Souza, el GS & MD, advertencia de que la red corre detrás de los prejuicios, desde los problemas que impidieron aprovechó el auge de la venta por menor al principio de la década, como lo hicieron grupos como Renner, revista Luiza y Riachuelo.
O Estado de S. Paulo - 17/12/2018 Noticia traduzida automaticamente
clique AQUI para ver a original
Outras noticias
DATAMARK LTDA. © Copyright 1998-2020 ®All rights reserved.Av. Brig. Faria Lima,1993 3º andar 01452-001 São Paulo/SP